Sudáfrica celebra los 25 años de liberación de Mandela

El presidente de Sudáfrica, Jacob Zuma, describió la liberación del líder antiaparthei Nelson Mandela, ocurrida hace hoy 25 años, como un hecho esencial para el movimiento de resistencia en todo el continente africano y el mundo.

El 11 de febrero de 1990, cuando abandonó una cárcel en Cape Town “marcó un gran paso en el largo camino hacia la libertad, no solo para Nelson Mandela, sino también para el pueblo de Sudáfrica en su conjunto”, subrayó Zuma en un comunicado.

Dijo que Mandela, quien estuvo encarcelado 27 años y luego se convirtió en el primer presidente negro de Sudáfrica, será siempre una inspiración para el país “por esta enseñanza del perdón y la reconciliación nacional, como piedras angulares de la sociedad”.

Para honrar su memoria deben redoblarse los esfuerzos hacia una sociedad que viva en armonía y con igualdad de oportunidades, apuntó Zuma.

Por su parte el arzobispo sudafricano Desmond Tutu rememoró el acontecimiento como un momento enormemente significativo y afirmó que Mandela fue un hombre de extraordinaria generosidad.

El fin de semana se realizó la Carrera de la Libertad en Cape Town, un evento anual que recuerda cada aniversario.

Decenas de corredores participaron en esa maratón que tuvo como punto de partida el mismo lugar de donde salió Mandela hace dos décadas y media: la prisión de Victor Verster, ahora llamada Drakenstein Correctional Facility.

Antes de ser trasladado allí en diciembre de 1988, Madiba -como se le conoció- pasó 18 años en la cárcel de Robben Island, donde estuvo confinando en una celda húmeda de 2,4 metros de alto por 2,1 de ancho.

Durante el discurso pronunciado ante 50 mil personas en Cape Town el día de su liberación, Mandela (fallecido el 5 de diciembre de 2013), reiteró lo que ya había expresado cuando se le juzgó y condenó.

“He soñado con un ideal de una sociedad democrática y libre en la que todas las personas vivan juntas en armonía y con igualdad de oportunidades. Es un ideal que espero vivir y lograr. Pero si es necesario, es un ideal por el que estoy dispuesto a morir”.

tgj/dfm