Saheela Ibraheem: El adolescente sobresaliente de Harvard

Saheela Ibraheem, una adolescente nigeriana, solicitó admisión a 14 universidades en todo el país, no era una cantidad extraordinaria de aplicaciones, pero suficiente para darle algunas opciones. Una cosa que claramente hace a Ibraheem diferente de los demás solicitantes es su edad, 15 años de edad. “Es la cosa de la edad. Quería asegurarme de tener opciones”, dijo Saheela.

Al final, la quinceañera fue aceptada en 13 Universidades, incluyendo seis de las ocho escuelas de Ivy League en toda la nación. Pidió admisión en siete, y Yale fue la única que la rechazó. Esto llevó a Saheela y su familia a decidir que iría a la Universidad de Harvard. Está interesada estudiar neurociencia, neurobiología. “Seré uno de los más jóvenes. “”Pero no seré la más joven, dijo.

Este fue un año muy competitivo para admisión universitaria, se presentó un número récord de solicitudes. Al igual que Melinda Hightower, una graduada de la Universidad de Cornell que comenzó la Universidad a la edad de 16, el futuro de Saheela fue labrado en piedra a una edad temprana. Su materia favorita era las matemáticas y sus padres la empujaron a que estuviera en grados superiores para que no se aburriera académicamente. Fue entonces cuando se saltó el sexto grado.

Después de no sentir ningún reto en la escuela pública, Saheela se fue a una escuela privada llamada Wardlaw Hartridge. En la escuela nueva, se brincó el primer año y comenzó la escuela en el grado 10. Ella tiene tres hermanos, dos gemelos en el noveno grado y otro en el segundo grado, todos los cuales asistieron a la misma escuela que su hermana.

Los profesores de la escuela dicen que Saheela estaba lejos de ser una “nerd” (empollón). Estudiaba duro, pero participó en una multitud de actividades. Compitió en tres deportes: natación, fútbol y softball. También cantó en el coro de la escuela, tocó el trombón y fungió como presidenta del club de inversiones de la escuela.

“Está estudiada y es muy inteligente. Pero sigue empujándose a sí misma”, dijo William Jenkins, director de desarrollo de la escuela Wardlaw Hartridge.

La adolescente es políglota. Habla árabe, español, inglés y latín. Saheela establece el estándar de lo que los niños de color pueden lograr cuando se empeñan.

Fuente: Una cortesía de www.yourblackworld.com (Mayo 2011)