Los mandos del Ejército de la República Democrática del Congo (RDC) firmaron una declaración para combatir la violación en tiempos de guerra.

El texto insta a todos los militares que sirven en las filas del Ejército a que respeten las leyes contra la violencia sexual.

Además requiere su colaboración para perseguir a quienes, estando bajo su mando, no respeten estas normas.

La violencia sexual se ha extendido en la República Democrática del Congo por parte de los rebeldes y de las tropas del gobierno durante la última década.

Más de 30 grupos armados siguen activos en el este del país y cientos de miles de personas se han visto obligadas a abandonar sus hogares en este periodo debido a los combates.

La declaración fue firmada Kinshasa, en la capital del país, en presencia de altos funcionarios del gobierno del país africano y de la representante especial de la ONU sobre violencia sexual en conflictos, Zainab Hawa Bangura.

La funcionaria de la ONU describió este movimiento como un hito en el camino para acabar con ese tipo de violencia.

Fuente: BBC