El presidente de Guinea Bissau, José Mário Vaz, presentó a las partes involucradas en la crisis política que hoy azota al país una propuesta de acuerdo que intenta acabar con el impasse en el Parlamento y promover la gobernabilidad.

Guinea-Bissau-President
Al citar una fuente partidista, una agencia lusa de noticias indicó que Vaz envió el ofrecimiento que denominó: “acuerdo político de incidencia parlamentaria para la estabilidad gobernativa” y del cual espera hasta el lunes un pronunciamiento.

La propuesta, con 10 puntos, insta a las partes a retornar al “status quo antes”, sin especificar el período al que se refiere.

Círculos del gobernante Partido Africano de la Independencia de Guinea y Cabo Verde (Paigc) y del Movimiento de la Sociedad Civil (plataforma que reagrupa a más de 100 organizaciones) señalaron que pedirán un esclarecimiento sobre el término “status quo antes”, antes de asumir cualquier posición.

Entre puntos de la proposición se puede leer que la Asamblea Nacional Popular, fiel depositaria del acuerdo, votaría una nueva deliberación la cual daría por nula y sin efecto la decisión de expulsar a 15 diputados del Paigc, acusados de indisciplina partidaria.

Se agudizó el conflicto interno cuando los parlamentarios depuestos se negaron a abandonar sus cargos.

La crisis institucional comenzó en Guinea Bissau cuando Vaz cesó el 12 de agosto de 2015 al primer ministro Domingos Simões Pereira, al argumentar incompatibilidades personales y falta de confianza.

Más tarde nombró a Baciro Djá en el cargo, sin embargo el Tribunal Supremo de Justicia consideró inconstitucional el decreto presidencial y obligó al mandatario a convidar al Paigc a que designara a un nuevo jefe de gobierno.

Carlos Correia, de 81 años, fue nombrado primer ministro el 8 de septiembre tras semanas de inestabilidad.

lam/ocs