Nueve pasajeros de un vuelo de Iberia detenidos por frustrar la deportación de un migrante senegalés

El pasado miércoles 18 de marzo, el aeropuerto de Madrid-Barajas fue el escenario de un intento frustrado de deportación de una persona migrante.

El pasado miércoles 18 de marzo, el aeropuerto de Madrid-Barajas fue el escenario de un intento frustrado de deportación de una persona migrante. A las seis de la tarde había programado un vuelo comercial de la compañía Iberia que cubría la ruta Madrid-Dakar, capital de Senegal. Este avión, sin embargo, tenía una peculiaridad que se ha convertido habitual en los últimos años en España, ya que incluía a una persona que no había decidido viajar voluntariamente como el resto del pasaje.

El ciudadano senegalés Elhadji NF, conocido por su entorno con el apodo de Bocart, estaba custodiado por dos agentes de la Policía Nacional española en el interior del avión para ser deportado a su país de origen debido a su situación administrativa irregular. Los agentes actuaban amparados por el protocolo de deportación, que les autoriza a emplear el uso de la fuerza para actuar contra la voluntad de las personas migrantes que deben ser expulsadas. La situación de Bocart derivó en una respuesta solidaria por parte de algunos pasajeros del avión, que al darse cuenta se negaron a viajar en un vuelo donde se estaba procediendo a una deportación forzosa.

Según denuncia en un comunicado la Campaña estatal por el Cierre de los CIE “la actuación policial supuso una presunta mala praxis que habría puesto en riesgo la seguridad del pasaje”. Después de que parte del pasaje emprendido la desobediencia civil para evitar el despegue del avión, que ya se encontraba en la pista listo para partir, la policía procedió a la detención de nueve pasajeros de origen senegalés, más el propio Bocart.

Según las últimas informaciones que han trascendido, las diez personas detenidas continuaban los calabozos de la comisaría de la Terminal 4 del aeropuerto de Barajas, a la espera de pasar a disposición judicial acusadas de lesiones, atentado contra la autoridad y alteración de el orden público. Según ha informado esta mañana la Cadena Ser remitiéndose a fuentes policiales, el episodio habría dejado cuatro personas heridas: dos miembros del personal de cabina de la tripulación y dos agentes, uno de ellos con una fractura del tobillo.
Fuentes: diagonalperiodico.net/