El llamamiento de la oposición a los habitantes de Kinshasa de quedarse en sus casas para exigir la marcha del presidente, Joseph Kabila, paralizó hoy la capital de la República Democrática del Congo (RDC), pese a que las autoridades han pedido a los vecinos que no se sumen al paro.

Según pudo constatar Efe, policías y militares armados y algún grupo aislado de jóvenes eran la única presencia visible esta jornada en muchas de las calles casi desiertas de Kinshasa.

Grandes arterias de la capital, como el normalmente concurrido bulevar Lumumba, están prácticamente vacías, y solo vehículos de la Policía las recorren para garantizar el orden.

“Decimos ‘no’ al señor Kabila. Debe marcharse, porque ha bloqueado las negociaciones”, dijo Kabung wa Kabung, secretario general de la Unión para la Democracia y el Progreso Social (UDPS), formación opositora convocante del paro.

Wa Kabung se refiere a las negociaciones entre Gobierno y oposición para cumplir los acuerdos del 31 de diciembre y fijar una fecha para las elecciones en que se debe elegir el sucesor de Kabila, que según el compromiso alcanzado deben celebrarse este año.

Estos comicios deberían haberse celebrado en diciembre del año pasado, pero el Gobierno de Kabila los aplazó indefinidamente con el alegato de que había deficiencias en el censo.

Kabila -que llegó al poder en 2001 en sustitución de su padre, que fue asesinado- ha ganado ya dos elecciones y la Constitución le prohíbe concurrir a un tercer mandato.

La oposición vio en el retraso de los comicios una maniobra del presidente para evitar dejar el poder.

Algunos grupos opositores firmaron el 31 de diciembre pasado un acuerdo con el Gobierno en el que aceptaban que Kabila siguiera en el Gobierno hasta la celebración de elecciones a cambio de que los comicios tuvieran lugar durante 2017.

Pero las discrepancias entre las dos partes sobre la designación del primer ministro y del presidente del Consejo Nacional de Seguimiento del Acuerdo (CNSA) han frustrado hasta el momento la convocatoria.

Las negociaciones a tal efecto quedaron rotas la semana pasada al retirarse la Conferencia Episcopal de la RDC de la mediación en las conversaciones.

Los obispos justificaron su decisión por el estancamiento del diálogo, y pidieron a Kabila que se implique personalmente en encontrar una solución.

La UDPS ha adelantado que seguirá organizando acciones de protesta como la de hoy para seguir presionando a Kabila.

El líder la UDPS y presidente de la Unión de las Fuerzas Políticas y Sociales por el Cambio (RASSOP, en sus siglas en francés), Félix Tshisekedi, ha invitado a los ciudadanos a sumarse a la manifestación pacífica para pedir la dimisión de Kabila que este martes marchará hasta el Palacio de la Nación, sede de la presidencia.

Asimismo, Tshisekedi animó a todos los congoleños a participar en la huelga general convocada para el 10 de marzo en todo el país. EFE

Source: http://www.lavanguardia.com/politica/20170403/421422158122/la-oposicion-paraliza-la-capital-de-rd-congo-en-una-protesta-contra-kabila.html