El presidente de Sudán del Sur, Salva Kiir, ha instado a las diferentes facciones y grupos étnicos en Sudán del Sur a abandonar las armas y trabajar de forma conjunta con el Gobierno para hallar la paz en el país.

El dirigente sursudanés ha aseverado durante una reunión con el Consejo de Notables de Jieng que todos los grupos étnicos deberían unir sus fuerzas para acabar con la desconfianza y la falta de entendimiento entre las diferentes partes enfrentadas, según ha publicado el diario ‘Sudan Tribune’.

Kiir ha señalado que varios líderes étnicos en el país han destacado la necesidad de abrir un diálogo inclusivo en Sudán del Sur para acabar con el conflicto entre las fuerzas gubernamentales y los seguidores del líder rebelde, Riek Machar.

“Están llamando desde todos los puntos del país para resaltar la posibilidad de iniciar un diálogo inclusivo a nivel nacional”, ha afirmado Kiir, que ha asegurado que las conversaciones están abiertas para todos aquellos que quieran participar.

“Los grupos a los que no queremos son aquellos que se han negado a dejar de lado la violencia y han seguido usándola como herramienta para ejercer presión. Si también dejan a un lado las armas, son bienvenidos”, ha explicado el presidente en relación a un diálogo “transparente e inclusivo”.

Kiir ha manifestado que el país aún no ha podido disfrutar de su independencia, alcanzada en 2011, debido a los enfrentamientos y al aumento de la violencia entre las diferentes facciones.

“Cuando luchábamos por la independencia, personas de todos los grupos étnicos peleaban codo con codo. No nos veíamos como tribus. ¿Qué nos ha pasado?”, ha señalado el dirigente sursudanés. “Estas son las cosas en las que tenemos que trabajar juntos mediante el diálogo para poder identificarlas y resolverlas”, ha añadido.