El artista zimbabuense, autor de sesenta álbumes, fue un mentor para muchos músicos jóvenes en su país.

La leyenda zimbabuense del afro-jazz Oliver «Tuku» Mtukudzi, murió a la edad de 66 años, anunció su agente el miércoles (23 de enero). Según el periódico público de Zimbabwe Herald, Mtukudzi «sucumbió a [su] larga batalla contra la diabetes» en el hospital de la capital en Harare.

Este devoto luchador por los derechos de las mujeres y los niños fue un pionero en la escena musical de Zimbabwe, estableció un estándar musical alto que solo puede ser igualado por unos pocos corazones valientes que preservan la herencia cultural africana expresándose audazmente a través de su oficio sin pensar que Son inferiores a cualquier otra cultura.

Albert Nyathi, un veterano músico y poeta zimbabuense que tocaba con Mtukudzi, estaba con otros artistas en el hospital donde se trataba a la estrella. «Es difícil de aceptar, no tengo palabras», dijo Nyathi. Lo que queda es celebrar la vida de uno. «

Tuku, como era conocido en Zimbabwe, evitó la controversia política. Su canción Bvuma (2001), que en shona significa «aceptar ser viejo», sin embargo, se ha interpretado como un mensaje para entonces
jefe del país desde 198 ,Robert Mugabe.

Uno de los mayores éxitos de Mtukudzi fue Neria, una canción triste sobre las tribulaciones de una mujer que fue arrojada a la pobreza cuando su esposo murió y el derecho tradicional no le permitía heredar su propiedad. La canción también es título de una película del mismo nombre. En 1980, Mtukudzi celebró la independencia de Zimbabwe cantando el nuevo himno nacional del país, Ishe Komborera África («Dios bendiga a África») con un toque de reggae.