El fondo mundial ha sufrido en los últimos años un proceso de cambio histórico. En los 80 la presencia de fondistas africanos en los podios o en los ránkings no era mayoritaria. Ahora el dominio es casi absoluto en todas las pruebas de largo aliento.

Abebe Bikila fue el primer gran campeón africano del este del África. Al gran campeón etíope le siguió Mamo Wolde, pero los grandes maratonianos que procedían de ese continente no eran mayoría hasta los años 90. Primero fueron los hombres y más tarde ese dominio se fue extendiendo a las mujeres. Kip Keino fue el gran precursor en Kenia.

Esas dos escuelas, Etiopía y Kenia, proceden del cuerno de África pero son completamente distintas. Estas diferencias hay que buscarlas en un origen político completamente diferenciado. Kenia descubrió el deporte gracias al Imperio Británico, que impuso sus tradiciones y costumbres deportivas. Su atletismo está descentralizado con decenas de centros de entrenamiento en el Valle del Rift. Eldoret e Iten son los centros más conocidos pero hay muchos más.

Los mánagers, en su mayoría procedentes de Europa, han creado campos de entrenamiento por todo el país. El deporte está implantado en la escuela pero es el estado el que apoya a los deportistas de élite en su inserción laboral, que en su inmensa mayoría son funcionarios públicos en tres instituciones: FF.AA., policía o funcionarios de prisiones.

Etiopía, a diferencia de Kenia, no fue colonizada, excepto un breve período que fue invadida por Mussolini. El sistema de gobierno que implantó Haile Selassie, sátrapa ilustrado que gobernó el país medio siglo, es muy centralizado y los atletas son reclutados en «provincias» para ir a entrenar a la capital (Adís Abeba). No hay ningún centro de entrenamiento en el resto del país.

El sistema está muy jerarquizado y todo depende del Director Técnico de la federación. Tiene dominio absoluto sobre los entrenadores que están bajo sus órdenes y los atletas tienen que seguir las órdenes de estos entrenadores. Esto llevó en el pasado a conflictos porque cuando los atletas van a los grandes campeonatos tienen que entrenar bajo las órdenes de los responsables técnicos de la federación y no de sus entrenadores. Recientemente, Haile Gebrselassie ha sido elegido nuevo presidente de la federación etíope y ha prometido cambios en la estructura. El principal es que quiere descentralizar el atletismo etíope y llevarlo a otras localidades alejadas de la capital de la nación.

http://www.lavozdegalicia.es/noticia/deportes/2017/01/02/etiopia-kenia-historia-marca-dos-modelos-diferentes/0003_201701G2D11991.htm